La Feria de Abril es, junto a la Semana Santa, el evento más importante que tiene lugar en Sevilla a lo largo del año. Y es que no hay feria más famosa en España que la Feria de Abril. Cada año recibe a miles y miles de turistas que viene a disfrutar del buen tiempo, el ambiente sevillano y nuestra gastronomía.

Los sevillanos asiduos a la este evento tan especial ya están más que familiarizados con el calor, el cansancio, las aglomeraciones y el estrés. Pero si nunca has venido a la Feria de Abril, te damos unos cuantos consejos para que no desesperes y disfrutes de la feria como un sevillano más.

¡Toma nota!

No te pierdas el alumbrao

El primer día de la Feria de Abril tienes una cita obligada para ver el encendido del «Alumbrao» a las 12 de la noche del sábado. La portada de la Feria, la entrada al recinto) está compuesto por más de 250.000 bombillas cuyo diseño cambia cada año. Intenta llegar con tiempo porque incluso las calles colindantes se llenan hasta arriba. ¡Ah! y no te olvides de arreglarte como un sábado de fiesta, porque los sevillanos sacan sus mejores galas para este momento.

Conoce a alguien de Sevilla (y si tiene caseta, triunfas)

La Feria de Abril dispone de miles de casetas, pero la mayoría son privadas y necesitas ser socio o invitado por alguno para poder entrar. Por eso este consejo es quizás el más importante: Si conoces a una persona de Sevilla, estás a salvo. Quizás no sea lo más sencillo, pero si conoces a alguien de Sevilla tendrás (además de un guía estupendo) un anfitrión que te permitirá entrar en casetas privadas que, al fin y al cabo, son las mejores. Si no es el caso, siempre puedes pasarte por las casetas públicas que hay en el recinto. La entrada es libre y aunque quizás el ambiente no sea tan auténtico, seguro que te lo pasas bien. Además, desde hace un par de años se ha creado una caseta especialmente para turistas, donde podrás disfrutar de lo mejor de la feria y con todas las comodidades posibles.

Disfruta de la feria

Comer, beber y bailar. Esto es principalmente lo que se hace en la Feria de Abril de Sevilla. Queso, jamón, gambas, adobo, lagarto, pescaito frito… En la feria nunca pasarás hambre y tendrás comida típica en cada caseta. En cuanto a la bebida, es obligatorio probar el rebujito (una mezcla de manzanilla con gaseosa). Pero cuidado con los excesos porque te sube sin que te des cuenta.

Eso sí, debes saber que la entrada a una caseta no te garantiza barra libre de comida y bebida. Piensa que es un bar en el que una vez que consigues entrar, tienes que pagar la comida y la bebida.

Y por supuesto, hay que bailar. No es tan difícil aprenderse uno de los movimientos de las sevillanas, o lanzarse por rumbas, pero lo importante es no parar de moverse para disfrutar de la feria.

Tómatelo con calma

No intentes ir todos los días a la feria. La Feria de Abril dura una semana y es prácticamente imposible que puedas aguantar el ritmo durante 7 días consecutivos.

No, los sevillanos tampoco estamos 7 días de fiesta, necesitamos descansar para aprovechar y disfrutar durante todo el día cuando vayamos. Así que elige qué días vas a ir, y los demás días descansa y aprovecha para ver el resto de la ciudad.

Aguanta hasta la madrugada

No es fácil, ya lo sabemos. Después de estar todo el día bebiendo, comiendo y bailando, el cansancio se hace notar y no es fácil aguantar hasta la madrugada. Pero por lo menos un día tienes que intentarlo para desayunar churros con chocolate en cualquiera de las churrerías de las calles de Sevilla antes de irte a dormir.

Disfruta del infierno

La Feria de Abril tiene su propio parte de atracciones. Además de casetas y carruajes de caballos, el recinto incorpora una parte de atracciones, la famosa Calle del Infierno, donde encontrarás atracciones de todo tipo y para todos los gustos. Coches de choque, montañas rusas, norias, tiovivos, tómbolas, tiro al blanco y atracciones de vértigo que te harán disfrutar como un niño pequeño.

Lleva calzado cómodo… y que no te importe que se ensucie

Vas a tener que andar, bailar y estar muchas horas de pie. Olvídate de zapatos nuevos e incómodos porque, además, los vas a ensuciar, y mucho.

El suelo del Real de la Feria está recubierto de albero, una especie de tierra de color dorado que se usa en las plazas de toros. Así que mejor que tu calzado sea cómodo… y que no le tengas demasiado cariño porque quizás no vuelva a ser el que era.

Usa el transporte público

Olvídate de ir en coche a la feria porque cuando llegues no vas a saber qué hacer con él ni dónde meterlo. Déjalo en el hotel y coge el transporte público. Hay autobuses urbanos que te dejan en la misma feria, el metro ofrece dos paradas a 10 minutos andando, y los taxis pueden dejarte en la misma puerta.

Créenos, ni los sevillanos usamos el coche para ir a la feria.

Fuegos artificiales

Después de una semana de fiesta puedes despedirte de la Feria de Abril viendo el espectáculo pirotécnico de clausura. Y qué mejor lugar para verlo que desde nuestra terraza panorámica con un rico cóctel en la mano.

Te esperamos en la terraza de Level 5th como cada día para disfrutar del mejor ambiente.